Perú: LA CUMBRE DE LOS PUEBLOS FRENTE A LA CUMBRE IMPERIALISTA

         El Perú y la VIII Cumbre de las Américas
En medio de la crisis política generada por el destape de la corrupción en las más altas instancias gubernamentales y el otorgamiento del indulto al dictador genocida Alberto Fujimori, entregado para evitar la vacancia por inmoral del presidente Pedro Pablo Kuczynski, el Perú será sede de la VIII Cumbre de las Américas durante los días 13 y 14 de abril de 2018.
El tema principal de la cumbre -propuesto el 20 de junio del año pasado-, es: “Gobernabilidad democrática frente a la corrupción”, siendo sus tres ejes temáticos, la gobernabilidad democrática y la corrupción, la corrupción y el desarrollo sostenible y los aspectos de cooperación, institucionalidad internacional y alianzas público-privadas; ejes que se traducen en ¿cómo hacer para mantener a los corruptos en el poder, cómo hacer para seguir con el mismo modelo primario exportador extractivista y contaminante y cómo hacer para entregarle los mayores réditos de estas actividades al capital privado, principalmente transnacional? Esas son las interrogantes de los gobiernos lacayos de los Estados Unidos, del capitalismo y su modelo neoliberal.

Lo paradójico es que, a menos de ocho meses de haberse propuesto este tema, nos encontramos con un Perú cuyo presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski se encuentra en el centro de los casos de corrupción de la empresa Odebrecht, así como varios expresidentes entre los que se encuentran Ollanta Humala, hoy preso; Alejandro Toledo, fugado; y el hasta ahora impune Alan García. Es decir que la VIII Cumbre de las Américas se dará en un marco de gobernabilidad al menos fisurada para la derecha, con un trasfondo de impunidad clamorosa de la corrupción y los crímenes de lesa humanidad.
Además en el país las protestas sociales arrecian, no solo contra la corrupción de los principales representantes del gobierno y ex gobiernos o por el indulto a Fujimori, sino también por mejoras de las condiciones laborales, salariales, de aumento de presupuesto para diversos sectores o para el desarrollo del mercado interno, como son las protestas por actividades contaminantes de las mineras transnacionales, por el pago de utilidades justas para los trabajadores mineros, contra la importación de productos agrícolas que produce nuestro campesinado, por el aumento del presupuesto del sector educación, etc. Es decir que los presidentes del continente se reunirán en Lima en un Perú convulsionado, no en un país calmo y en crecimiento económico como pretenden hacer creer a través de la prensa concentrada a los pueblos del mundo.

Entradas similares

0 Comentarios

CON EL APOYO PERIODÍSTICO DE: