Irán: Amputar miembros son penas que ampara su cultura y religión

          A un hombre iraní de 34 años, identificado únicamente por las iniciales A. Kh. y sentenciado culpable de un “robo de ganado y otros bienes de valor en varios pueblos de la provincia”, le han amputado una mano el 17 de enero de 2018. “Una costumbre bárbara que perdura”, según Amnistía Internacional (AI) France, que publica la información en su boletín semanal.
La sentencia se dictó hace seis años aunque no se había cumplido hasta ahora. La información de AI asegura que los tribunales iraníes dictan cada año decenas de condenas de amputación, que posteriormente confirma el Tribunal Supremo. En el colmo de la crueldad y el sadismo, en abril de 2017 las autoridades de Chiraz, en la provincia de Fars, amputaron una mano a Hamid Moinee, condenado por robo y asesinato, y ejecutado diez días más tarde.
La Agencia Estatal de Noticias de Irán (ISNA) liberó en 2013 imágenes de una de las máquinas con las que se aplican castigos a convictos, acorde al código moral islámico de la “sharia al Islamiya”. En las fotografías se muestra como hombres encapuchados sujetan a un hombre con los ojos vendados, introducen su mano dentro de la máquina ubicada sobre un banco de metal, activan una cuchilla giratoria y, posteriormente, muestran el muñón ensangrentado antes de hundirlo en yodo crudo.

«Infligir sanciones tan crueles no sirve a la justicia y pone de manifiesto el total desprecio de las autoridades iraníes por la dignidad humana», dice el comunicado de AI. «La amputación es un crimen de derecho internacional. En tanto que estado que forma parte del Pacto Internacional de derechos civiles y políticos (PIDCP), Irán debe impedir jurídicamente la tortura, en todas las circunstancias, sin excepción.  Quienes ordenan y ejecutan estas prácticas deben ser perseguidos penalmente».

Entradas similares

0 Comentarios

CON EL APOYO PERIODÍSTICO DE: