Uruguay: Grandes y pequeños productores se movilizan:

            Valeria Fariña.- Las gremiales oligárquicas, de mayor tufo rancio en este país, léase Asociación Rural del Uruguay y Federación Rural, están al frente, es decir, en la conducción de un movimiento de protesta que le reclama al gobierno apoyo estatal y mayor rentabilidad. Este movimiento de protesta rural alberga en su interior a los grandes, medianos y pequeños productores. Sí, a todo eso.
Esto, y no podía ser de otra manera en las actuales circunstancias, ha generado una “gran confusión”. Poco se ha reparado en el dicho popular “a río revuelto, ganancia de pescadores”. A fin de cuentas, estamos en la ciudad y el campo está más lejos que Europa.
En el medio de las confusiones, los politiqueros –abandonan sus vacaciones – e intercambian amistosos mensajes, entre un vaivén disparatado de humoradas propias del carnaval.

La prensa, en primera línea alistada para el sensacionalismo, se ha puesto laboriosa también en estos días, luego de dedicar largos periodos al clima, a Venezuela y en general, a todos esos enemigos que se fabrica cuando olfatea algo popular o a los amigos que por antipopulares, agasaja. Para algunos bien informados el asunto se resume en una jugada de la derecha y la oligarquía contra el gobierno progresista, al cual, colocan en la estantería de la izquierda. La advertencia es que este “complejo panorama” va a tono con la asunción de gobiernos neoliberales en la región, y esto, óigase bien, “se pone feo”, ya que “lo que le viene quedando a la izquierda en el Continente, es Uruguay”. No queda Venezuela ni Bolivia, ni Cuba. Uruguay nomás. Así comienzan ya a insinuarse, los enfoques para los futuros debates.
El gobierno dice verdades a medias, mientras nos persuade de que si bien su gestión no fue perfecta, la cosa podría ponerse “Guatepeor”. Advertencia que se siembra en una costumbre que acompaña a las y los uruguayos hace décadas, y que traducida al criollo significa: votar al mal menor. Por su parte, los históricos partidos tradicionales (Partido Blanco y Partido Colorado) intentan sacar tajada política a las actuales protestas que promueven, y lógicamente vuelven a dedicarse al proselitismo, ahora que la gestión actual les deja algunos de sus platos fuertes. No es que los grandes hacendados protagonicen la protesta sino que los pequeños productores participen de ella, lo que ayuda a sembrar mayor confusión. Pero ¿qué razón nos impide distinguir entre pequeños y grandes productores? ¿la idea de que distinguirlos nos llevaría a apoyar a la secta de orangutanes de la ARU y compañía?
Que los pequeños y medianos productores participen de ese movimiento, habla de cuanto se perdió en la organización sindical de esos sectores, a los cuales, Raúl Sendic aportó y organizó de manera singular en este país. Quizás ese sea uno de los tantos aspectos para considerar. Por otra parte, frente a nuestras narices tenemos la desorganización ideológica en la que todos y todas comulgamos. La derrota y desmoralización citadina debían darse cita con los sectores populares del campo para dar batacazo a cuanto latifundista y oligarca existe en nuestras tierras.
Recordemos que una de las tareas de los movimientos políticos de derecha, reaccionarios y oligárquicos es trabajar sobre nuestras debilidades, profundizarlas, aumentar la confusión; sobre eso construyen y disputan su propia fuerza. En fin: divide y reinarás.
De manera que discernir, y ubicar a cada fuerza social de la contienda en razón de los intereses que tiene y que defiende, es una urgencia. No podemos jugar al desentendimiento, o a la cobardía fácil del descompromiso. El sistema capitalista se ajusta económica y políticamente.
Jorge Zabalza
En una entrevista realizada por el blog El Muerto, Zabalza opinó sobre la controversial movilización de los grandes, medianos y pequeños productores uruguayos este 23 de enero en el Departamento de Durazno. “Los une la disconformidad”, advirtió Zabalza. “Esta movilización de los productores”, afirmó, “tiene objetivos políticos, hay disconformidad, por eso se concentra en el Departamento de Durazno”.
“Los blancos y los colorados”, puntualizó, “siempre alentaron este tipo de protestas, no es una novedad”. Pero ahora, “los precios internacionales de los productos bajaron”.
Además denunció que “el Frente Amplio no tuvo nunca políticas hacia los pequeños productores”. “No hay lugar para ellos en el capitalismo”, porque  el modelo actual, basado en la concentración y los monopolios, “se basa en el agronegocio”, y en efecto, “prioriza a empresas multinacionales como Monsanto o a la UPM”.
Este gobierno “jamás distinguió a los pequeños de los grandes productores, ni sostuvo políticas de acuerdo a cada sector”.  Y diferenciar significa “que las grandes estancias paguen más, y que los que tienen menos paguen menos”. Al respecto de lo cual recordó que ya van 5 mil tambos cerrados, durante la gestión actual.
 “El agronegocio intoxica y fumiga a los trabajadores”
Las políticas económicas se dirigieron a beneficiar y desarrollar la producción de los grandes propietarios en base al agronegocio, por eso,  “aquí lo que vale es Monsanto, es la UPM”, afirmó Zabalza.
Explicó que en 1968, “eran 200.000 los trabajadores en el campo, ahora son 80.000”. ¿Qué significa esto? “Que fueron desplazados y se llevaron la peor parte”. El agronegocio, cuando no intoxica a los trabajadores, “los fumiga”.
Además, Zabalza denunció que la política de este gobierno es “anti-reforma agraria” desde el momento que “se casó con la grandes empresas transnacionales”. Recordó que las leyes laborales no se aplican en el campo, y que los trabajadores siguen siendo golpeados por los capataces a rebencazos, incluso “trabajan en negro, y ¿el gobierno? Nada, ampara esa ilegitimidad total”.
Por otra parte advirtió que en la ciudad no pasa algo tan diferente: “aquí también están disconformes, hay 1 millón y medio de trabajadores y jubilados (es decir, la mitad de la población de nuestro país) que gana menos de 16 mil pesos”. “Pero”, agregó,  “como supuestamente la línea de pobreza está en 13 mil pesos, esos trabajadores no son pobres: una grosera mentira”. Sobre la participación de los sectores populares en la movilización afirmó que “Los más explotados se encuentran en ese movimiento porque no existe una fuerza política actual que distinga claramente al pequeño y mediano productor de aquel que sí es gran productor. No hay nadie que los traduzca, por esos los más explotados están hoy en ese movimiento”.
“Eso fue precisamente lo que se había logrado en los años 60”. “Pero hoy”, remarcó “está todo confuso. Aunque claro que aquí hay responsabilidades, no se puede mirar para el costado, a esta confusión no llegamos solos”.
“Cuando el gobierno se casó con el gran capital creó la confusión actual, porque ahora parece que es igual el gran hacendado y el pequeño productor”. Concluyó que “esto va a afectar mucho a las fuerzas políticas y es posible que perjudique al gobierno”.
 Algo más que una anécdota
Relató Zabalza que cuando estaban presos en los años 70, Raúl Sendic impulsó la creación de la Comisión de la Revolución Rural. De ésta formaron parte peludos, profesores de la facultad, estudiantes y productores, que llegaron a la conclusión de que la reforma agraria no era el reparto de la tierra sino el mantenimiento de grandes complejos agropecuarios, en lo que se combinase la producción agrícola, ganadera, lechera y granjera. Esos complejos debían administrarse cooperativamente, y esos serían además, los lugares de trabajo de sus integrantes. Pero todo esto, recalcó Zabalza, será posible bajo una condición: “expropiar a los grandes latifundistas y cambiar el modo de producción agropecuario”.
VIDEO COMPLETO DE LA ENTREVISTA:  https://youtu.be/auemoJpd_Gs
LEER MAS

Entradas similares

0 Comentarios

CON EL APOYO PERIODÍSTICO DE: